Santo Toribio de Liébana

Los franciscanos se establecieron en Santuario de Santo Toribio de Liébana en 1960, construyendo un convento donde no quedaban sino los restos del antiguo monasterio en estado ruinoso.

Es muy rica la historia de la que los hermanos franciscanos son continuadores. El primer monasterio en el lugar parece haber sido fundado ya en el siglo VI por santo Toribio de Liébana, a quien se considera portador de la reliquia del “lignum Crucis” que allí se venera. En el siglo VIII llega el monasterio a su época más floreciente; siendo Beato de Liébana abad del monasterio, escribió en 776 (la segunda versión es del 784) el “Comentario al Apocalipsis”, con el objeto de explicar el libro de san Juan para adoctrinamiento de los monjes; junto al texto aparecen las conocidísimas ilustraciones de Beato.

En 1256 se construyó la preciosa iglesia gótica que todavía se conserva.

Lo más destacado en el santuario es el “lignum crucis”, que ha convertido al monasterio en centro de peregrinaciones de fieles cristianos. El camino de Santiago del norte de la Península ofrecía un apéndice que facilitaba el acceso al monasterio de santo Toribio y permitía la veneración del Lignum crucis.

Los hermanos franciscanos que habitan en el santuario se dedican a la atención de los peregrinos y visitantes del lugar; se ocupan en el cuidado pastoral de doce parroquias, situadas en uno de los valles de Liébana, el valle ca Camaleño.

Destacamos que Santa Toribio de Liébana es el lugar en que preferentemente se han solido reunir y continúan reuniéndose los hermanos de la Provincia de Arantzazu para su formación permanente.

Inprimatu
FaLang translation system by Faboba